Contrata tu sesión privada

Tienes a tu disposición sesiones privadas en las que podemos hablar sobre cualquier tema que te preocupe o sobre el que tengas especial interés, ya sea este de índice personal, laboral o espiritual.

Envía un correo electrónico a eventos @ lobisoft.eu o envía un WhatsApp al (+34) 644365247 y contrata tu sesión.

Precio de las sesiones hasta el 22-12-2018:

1 hora = 60€

2 horas = 99€

Bono de 5 horas = 230€

Bono de 8 horas = 336€

Bono de 10 horas = 400€

Entrenamientos y mentoría

Si lo que buscas es convertirte en un verdadero/a profesional, con mis entrenamientos y mentoría tendrás las herramientas y conocimientos adecuados que te llevarán a conseguir este y otros muchos objetivos que te propongas.

Ciclo de 1 mes (30 horas) = 1200€

Ciclo de 3 meses (90 horas) = 3000€

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

Cambia tu mente y cambiarás tu mundo

Título de la obra: Cambia tu mente y cambiarás tu mundo

Autor: Gustavo Adolfo González Alfaya

Año: 2018

Páginas: 329

Edición: Tercera

Publicación: Diciembre

Género: Crecimiento profesional, personal y espiritual. Éxito, superación, poesía, educación, humanidad, salud, auto-ayuda.


PRÓLOGO

Cambia tu mente y cambiarás tu mundo es una obra de carácter didáctico que está basada en las experiencias reales del autor. Con este libro quiere mostrarte a través del ejemplo de su propia vida las reflexiones y conocimientos, así como el camino que él ha seguido hacia una vida más feliz, una vida mejor, una vida llena de riquezas, éxitos y sabiduría.

Las palabras contenidas en esta obra las ha escrito con todo el cariño y profesionalidad que le caracterizan, intentando transmitir sus conocimientos de la forma más clara y sencilla posible, sin usar tecnicismos complicados o un lenguaje rebuscado, para que, indistintamente del nivel cultural del lector, este contenido pueda servir de ayuda y guía para todas aquellas personas que busquen mejorar su calidad de vida y crecer tanto profesional, personal como espiritualmente.

 


Sitios donde comprarlo:

Amazon España:

Versión digital – https://www.amazon.es/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.es/dp/1790565073

Amazon US:

Digital – https://www.amazon.com/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.com/dp/1790565073

Amazon UK:

Versión digital – https://www.amazon.co.uk/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.co.uk/dp/1790565073

Amazon Alemania:

Versión digital – https://www.amazon.de/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.de/dp/1790565073

Amazon Francia:

Versión digital – https://www.amazon.fr/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.fr/dp/1790565073

Amazon Italia:

Versión digital – https://www.amazon.it/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.it/dp/1790565073

Amazon Países Bajos:

Versión digital – https://www.amazon.nl/dp/B07L2K11H9

Amazon Japón:

Versión digital – https://www.amazon.co.jp/dp/B07L2K11H9

Versión en papel con tapa blanda – https://www.amazon.co.jp/dp/1790565073

Amazon Brasil:

Versión digital – https://www.amazon.com.br/dp/B07L2K11H9

Amazon Canadá:

Versión digital – https://www.amazon.ca/dp/B07L2K11H9

Amazon México:

Versión digital – https://www.amazon.com.mx/dp/B07L2K11H9

Amazon Australia:

Versión digital – https://www.amazon.com.au/dp/B07L2K11H9

Amazon India:

Versión digital – https://www.amazon.in/dp/B07L2K11H9

 

La segunda edición está disponible en Google Play Store y Google Books en los siguientes 79 países: AR, AS, AT, AU, BE, BG, BO, BR, BY, CA, CH, CL, CO, CR, CZ, DE, DK, DO, EC, EE, ES, FI, FR, GB, GR, GT, GU, HK, HN, HR, HU, ID, IE, IL, IN, IS, IT, JP, KG, KR, KZ, LT, LU, LV, MH, MP, MX, MY, NI, NL, NO, NZ, PA, PE, PH, PL, PR, PT, PW, PY, RO, RU, SE, SG, SI, SK, SV, TH, TR, TT, TW, UA, US, UY, UZ, VE, VI, VN, ZA.

Google Books España: https://books.google.es/books?id=E8JsDwAAQBAJ

Google Play España: https://play.google.com/store/books/details?id=E8JsDwAAQBAJ

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

¿Qué es ser profesional?

¿Qué es ser profesional?

Si buscamos profesional en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), encontraremos las siguientes definiciones:

  1. adj. Perteneciente o relativo a la profesión.

  2. adj. Dicho de una persona: Que ejerce una profesión. U. t. c. s.

  3. adj. Dicho de una persona: Que practica habitualmente una actividad, incluso delictiva, de la cual vive. Es un relojero profesional. U. t. c. s. Es un profesional del sablazo.

  4. adj. Dicho de una persona: Que ejerce su profesión con capacidad y aplicación relevantes. U. t. c. s.

  5. adj. Hecho por profesionales y no por aficionados. Fútbol profesional.

Como puedes ver la palabra es usada como un adjetivo o sustantivo que define que alguien vive de su trabajo de forma capaz y el cuál está catalogado dentro de un sector o actividad.

Yo no estoy de acuerdo con estas definiciones, ya que esto lo podríamos asignar más a trabajador que a profesional. Hay una gran diferencia entre alguien que trabaja y alguien que es profesional.

Si bien los dos pueden desarrollar la misma función, la forma en la que lo hacen es lo que realmente lo cambia todo.

A continuación voy a exponer mi particular definición de lo que considero es un profesional y de cómo debería aparecer este representado en un diccionario para que no diese lugar a dudas ni a malas interpretaciones, ya que actualmente la palabra profesional se usa de forma inadecuada y no hace justicia a los valores y principios que conlleva.

Un profesional es una persona que desarrolla un trabajo en el cual sus conocimientos + su experiencia + sus cualidades o habilidades + sus aptitudes, lo hacen ser una persona altamente cualificada para desarrollar una actividad específica.

En este punto no he añadido los valores éticos y morales porque hay excelentes profesionales que saben perfectamente desarrollar su trabajo, pero no necesariamente cuentan con este añadido. Aquí ya tendríamos que entrar en si además de ser buen profesional, también es buena persona o no.

Hay muchas personas en el mundo que desarrollan un trabajo, pero hay muy pocas personas que sean verdaderamente profesionales.

Un excelente profesional debe de tener en su haber estos 13 puntos:

Conocimientos: sin ellos no podrá ejercer su labor.

Experiencia: junto con los conocimientos hará que tome las decisiones correctas.

Responsabilidad: un buen profesional que trabaje para alguien ajeno a el mismo, sabe que su trabajo es fundamental para el desarrollo y desempeño que ha sido contratado, por lo tanto, sabe que forma parte de una cadena de deberes y obligaciones que llevan inherentes algún tipo de responsabilidad.

Puntualidad: la puntualidad va asociada a la formalidad y un profesional que no tiene formalidad, tampoco es profesional.

Compañerismo: cuando un profesional trabaja con más profesionales, todos deben de ser buenos compañeros unos de los otros, pues saber ser parte de un equipo y apoyarse mutuamente en las circunstancias que así lo requieren, no solo ayudará a hacer el trabajo mejor, sino también denotará humildad y ser buena persona, pues todos en algún momento de nuestras vidas laborales necesitaremos la ayuda de alguien que nos eche una mano.

Educación y respeto: un buen profesional es respetado no solo por su saber hacer, sino también por su forma de tratar y relacionarse con los demás.

Saber estar: cuando hablamos de un equipo, todo profesional que se precie debe de saber cuál es su función y la de los demás, seguir las normas establecidas y la jerarquía de mando. Aquí es donde surgen muchos problemas al no saber diferenciar entre amigos, familia o relaciones sentimentales. Este punto es clave y es donde más personas fracasan a la hora de convertirse en verdaderos profesionales. Un profesional sabe que los amigos, la familia y las relaciones sentimentales deben de quedar fuera del trabajo que desempeñan. Con esto no estoy diciendo que no puedan trabajar juntos amigos, familiares o parejas, lo que digo, es que dentro del trabajo todos deben de desempeñar su trabajo de la forma más profesional para la que han sido seleccionados y cuando salen de él, son lo demás.

Uniformidad: no todos los profesionales deben o requieren para su función llevar uniforme, pero aquellos que si deban de llevarlo, deben de ponérselo de la forma correcta y con todos sus complementos y protecciones en caso de realizar actividades peligrosas tanto para ellos como para los demás.

Limpieza y aseo personal: este punto es básico, ya sea profesional o no, cualquier persona debe de cuidar su higiene personal. Un profesional que descuida su higiene personal deja rápidamente de serlo porque la imagen que causa a los demás no es buena. Por el mismo motivo también debe de cuidar la limpieza de su zona de trabajo, además de porque obviamente eso puede derivar o influir en muchos otros aspectos de su propia actividad.

Organización: si su trabajo así lo requiere, debe de organizar y planificar sus tareas con anticipación para evitar retrasos en los plazos de entrega y ejecución, evitando así alguno de los puntos que hablé al principio como la puntualidad y la formalidad.

Inteligencia y cultura: esto que puede parecer estar más ligado al intelecto que a la profesionalidad, es también un punto importante para ser un buen profesional. Toda persona que desarrolla una función, tenga un alto cargo o no, debe de seguir unas directrices. Para ejecutar estas directrices correctamente, uno ha de tomar en muchas ocasiones decisiones (aunque sean pequeñas) aquí el uso de la inteligencia y el raciocinio son vitales para salir victorioso de estas situaciones. Es posible que una persona antes de convertirse en buen profesional cometa muchos errores y tome algunas decisiones desacertadas, aquí nuevamente la inteligencia le ayudará a comprender que es lo que hizo mal para no volver a hacerlo y de esta forma, evolucionar. En cuanto a la cultura, tal vez debería decir tolerancia para definirlo mejor, pero es que para ser tolerante, primero hay que tener cultura. Un profesional debe de tener la suficiente cultura para ser tolerante, pues esta capacidad le otorgará el poder para ver cualquier situación y circunstancia desde distintos puntos de vista, además también le ayudará a ser lo suficientemente justo para poder mandar de forma correcta y eficaz a otros (en caso de que esa función esté entre las relativas a su profesión o cargo)

Ambición: en este punto seguro que hay muchos que no estarán de acuerdo conmigo, pero yo creo que el ser profesional está más ligado al siguiente punto de perfección y aprendizaje que al de conseguir otras cosas como títulos, cargos, más dinero, etc. Yo siempre digo que los títulos no crean profesionales, la experiencia sí. La finalidad de convertirse en un gran profesional no pasa por conseguir más títulos universitarios, tener mejores puestos de trabajo o ganar más dinero. Hay personas que ostentan altos cargos, tienen muchos títulos y ganan mucho dinero y sin embargo, jamás serán buenos profesionales.

Perfección y aprendizaje: por último y muy importante, todo profesional debe querer perfeccionar sus habilidades y aptitudes, debe de querer estar siempre en un continuo aprendizaje para simplemente saber que lo que hace, lo hace de la mejor forma posible dentro de sus posibilidades.

Como has visto, para que alguien se convierta en profesional, requiere de una gran cantidad de cualidades, pero sobre todo, de una gran cantidad de actitudes y aptitudes.

Notas y consideraciones: Trabajo bajo presión

He podido observar un dato curioso durante los cargos de alta responsabilidad que he tenido la oportunidad de ejercer en mi larga carrera profesional y que se repite en innumerables ocasiones y que una gran parte de los candidatos que buscan trabajo ponen en sus hojas de vida (curriculum vitae), este dato es: “trabajo bien bajo presión

Esta frase en concreto a mí personalmente no me…

Para seguir leyendo esta publicación haz clic en: SEGUIR LEYENDO

Un saludo, atentamente,

Gustavo Adolfo González Alfaya

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

Evolución

Hay personas que no consiguen avanzar en la vida porque son incapaces de distinguir entre su pasado, su presente y su futuro. Es decir, saber de dónde vienen, dónde están y hacia dónde quieren ir. En otras palabras, no saben quienes son, qué es lo que hacen ahora y a dónde les conducirá su vida por el camino actual.

Por norma general muchas personas piensan que lo que hacen, es lo que son y lo que probablemente serán en un futuro, pero las personas que creen en esta afirmación se han condicionado a si mismas limitando su gran potencial de crecimiento y obviando algo tan importante para el ser humano como es la propia evolución.

Evolución es sinónimo de cambio, transformación y adaptación.

Todos los seres vivos de este planeta han pasado por este proceso desde el comienzo de los tiempos y seguirá siendo así en la posteridad, sin embargo, estos cambios no son solo estéticos o superficiales, no son solo físicos tampoco, el mayor de estos cambios se produce principalmente en nuestra mente y a partir de ahí, evolucionamos como necesidad a la transformación de nuestro entorno.

Hay personas que se aferran al pasado, se aferran a un trabajo, a una casa, a unas condiciones o incluso, hasta a un clavo al rojo vivo porque tienen miedo a evolucionar y prefieren seguir quemándose aunque sea poco a poco a dar un paso al frente y descubrir que es lo que hay fuera de ese tarro de formol en el que están metidos.

Un ser humano no ha nacido para vivir dentro de un tarro de formol, por lo tanto, ¿para qué quedarse dentro de él?

No importa cual sea tu estado evolutivo actual, siempre hay un margen de mejora en el cual poder trabajar.

En una ocasión escuche decir a alguien que no quería dejar de hacer lo que estaba haciendo porque eso le había ayudado a convertirse en la persona que era ahora. Lo curioso de este caso es que si bien en parte esto era cierto, la realidad es que lo que le estaba haciendo crecer, era lo mismo que le estaba quemando.

El consejo que le di a esta persona fue que lo dejara todo, porque siempre hay más opciones de crecimiento, pero de nada sirve crecer si al final terminas en llamas por no soltar lo que te quema.

Te pondré un caso hipotético, imagínate que eres un comercial sin experiencia que entra a trabajar en una empresa como autónomo asociado. Al principio como parte de la filosofía de formación de la empresa esta te da unos recursos con los que aprender más sobre el trabajo que tienes que desempeñar allí, como ser más productivo para conseguir más comisiones por ventas e incluso, algunas cosas valiosas que te pueden servir en tu vida diaria.

Tras un tiempo considerable trabajando para esta empresa has visto como tu vida en general ha ido en detrimento y tu crecimiento personal ha ido en aumento.

Llega un momento en el que hay que poner en la balanza todos los pros y todos los contra y ver hacia que lado se inclina para saber que debemos hacer.

Puede que esta empresa te haya hecho crecer en algunos aspectos, pero al mismo tiempo te está hundiendo en muchos otros.

El equilibrio es lo que determina siempre la mejor opción a elegir.

Aferrarse a algo se llama apego y donde hay apego, no hay evolución.

Tal vez esa empresa sea maravillosa, pero no lo está siendo para ti y si lo que uno busca son herramientas y recursos de los cuales aprender y seguir creciendo, el mundo está lleno de opciones donde elegir sin que por ello, tu tengas que quemarte.

A veces evolucionar es solo una cuestión de elección, pero no siempre esa elección está disponible cuando queremos, en ocasiones solo hay una oportunidad y si la dejamos escapar, nunca más regresará a nosotros.

Tomar decisiones también es una forma de evolución y las decisiones que no tomemos, las tomarán otros por nosotros o será la propia vida quien la tome por ti, en cualquier caso, siempre hay al menos dos opciones, elegir la correcta depende de ti.

Atentamente,

Gustavo Adolfo González Alfaya

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

Educación de los hijos

Hay muy pocas cosas sobre las que soy totalmente inflexible e intransigente.

Una de esas cosas es la educación y cuidado que como padre, tengo la obligación y el deber de darle a mi progenie.

Comprendo que vivimos en un mundo en el que para sobrevivir, hay que salir a la calle para buscar el sustento propio y el de nuestra familia.

Esto implica en la mayoría de los casos el estar gran parte del día fuera de casa, desarrollando el trabajo o actividad que permita conseguir el suficiente dinero para tal fin.

También una realidad y una práctica muy extendida entre muchos de esos padres consiste en dejar a sus hijos en manos de abuelos, niñeras, guarderías y familiares mientras ellos buscan ese porvenir que les permita salir adelante.

En ocasiones esto se vuelve casi una necesidad debido a que por desgracia, un porcentaje muy alto de familias tienen un núcleo dividido, es decir, padres divorciados, padres viudos, madres solteras, separadas y demás.

Se podría hablar también de padres que por trabajo viajan constantemente o pasan largos periodos alejados de sus familias, padres que envían a sus hijos a colegios privados o internos (aquí quiero matizar y enfatizar en aquellos casos en los que los padres lo hacen NO porque consideren que es lo mejor para sus hijos o que estos se lo hayan pedido expresamente, sino porque es lo mejor para ellos mismos y su libertad e independencia o incluso, para sus proyectos o planes de vida)

He podido ver muy de cerca como con el paso de los años estas circunstancias se transforman en problemas mucho más serios de lo que a primera vista puedan parecer.

Muchos padres toman estas decisiones al principio por necesidad, después por comodidad y finalmente por hábito, pero quien siempre sale peor parado en este proceso son los propios hijos, pues ellos son los que sufren la carencia y afecto de sus padres.

Muchos padres que realmente piensan en el bienestar de sus hijos y que están en estas circunstancias, piensan o creen que esto es un sacrificio temporal, algo que tal vez dure un par de años, quizás menos o como mucho, puestos en el peor de los casos, probablemente 4 o 5 años hasta que las circunstancias mejoren o los niños sean más grandes y puedan empezar a valerse por si mismos.

Y he aquí esto junto a otros casos parecidos, en donde surgen los verdaderos problemas con el cuidado y educación de los hijos y que atañen directamente a largo plazo en las relaciones familiares y sentimentales entre ambas partes.

Pero la experiencia y la realidad me demuestran que el sacrificio realizado hipoteca una vida y una familia más allá de un simple y corto periodo de tiempo.

Es posible que muchos de esos padres que hacen este tipo de sacrificio con todo su buen corazón e intención, no puedan ver hasta que sea demasiado tarde el nefasto fruto que su esfuerzo y dolor a traído como recompensa a su vida.

Muchos padres dicen:

Me sacrificaré un tiempo para poder dar a mis hijos todo cuanto ellos merecen y yo no pude tener.

Yo digo:

¡Se equivocan!

No importa si hoy ganas 1000€ y mañana 20000, tus hijos el día de mañana no recordarán si les regalaste cosas bonitas, los llevaste a mejores colegios o si pudieron vivir en casas más lujosas, lo único que recordarán será si ellos recibieron todo el cariño, tiempo, dedicación y amor que realmente merecían y necesitaban de sus padres.

Esto nos lleva a otro punto muy importante y crítico.

En muchos casos esos niños reciben el cariño y amor de aquellas personas que los han cuidado en ausencia de sus padres, lo que se traduce en que estos niños al final tendrán más cariño y amor por esas personas incluso que por sus propios padres.

Aquí surge otro gran problema, los celos.

Celos de unos padres que no comprenden que sus esfuerzos y sacrificios no han servido para crear vínculos más fuertes entre ellos y sus hijos.

Celos por alguien a quien tal vez han tenido que pagar con el sudor de su frente, celos por alguien que puede ser o no de su propia sangre, celos por alguien que no ha sido quien los ha engendrado ni traído al mundo.

Todo esto crea después un conflicto interno y una lucha de poder por un amor que ya está vendido.

Esto nos lleva al siguiente punto, la frustración, incomprensión e incluso odio que puede derivar en más problemas dentro de la familia y hasta llegar a convertirse en enfermedades tales como el estrés, la ansiedad o la depresión.

Nuevamente esto nos conduce a otro nuevo punto y problema, los reproches hacia la educación que estas personas dieron a nuestros hijos, cuando en realidad la culpa es nuestra y nada más que nuestra por no ser nosotros mismos los que hayamos cuidado y educado a nuestros hijos correctamente.

Me gustaría dejarte unas últimas palabras, si no eres padre o madre aún y deseas serlo, piensa muy bien antes de tener tu descendencia, piensa en la clase de cuidados y educación que vas a darle a tus hijos cuando los tengas y si ya lo eres, reflexiona sobre lo que acabas de leer, las decisiones que tomes hoy, serán los frutos que sin duda, recogerás mañana.

Yo he tardado muchos años en prepararme psicológicamente para tomar la gran decisión de ser padre, he necesitado mucho tiempo de reflexión para marcar las pautas sobre el tipo de cuidados y educación que quiero darle a mis hijos y hoy, tengo muy claro lo que es negociable y lo que no, qué es lo que tiene valor y qué es lo que carece de él, qué quiero hipotecar y que bajo ninguna circunstancia, es hipotecable.

Puede que algún día tengas que decidir entre ser padre o madre bajo estos criterios o decidir no serlo por no encontrar a la persona adecuada que tenga tu misma visión, para mí la duda es 0, ser padre o madre es mucho más que tener la capacidad de poder engendrar hijos, si no tienes claro que es lo que quieres para ti y para ellos, mejor no traigas a alguien al mundo para intentar descubrirlo después, ellos no tienen por qué pagar por tu inconsciencia y errores.

Tus hijos no tienen la posibilidad ni elección de poder decidir si quieren nacer o  no, pero tú si tienes esa capacidad y por tanto, también la responsabilidad de la vida, educación y cuidados que les vas a proporcionar cuando los tengas.

Atentamente,

Gustavo Adolfo González Alfaya

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña

Alguien que va a dar mucho de que hablar en los próximos años

Hoy las palabras que voy a usar no son mías, estos textos no los he escrito yo, sin embargo si puedo decirte que cuando los leí la primera vez, me cautivaron al instante. Algo me dice que esta mujer va a dar mucho de que hablar en los próximos años.

No voy a explayarme mucho más, tan solo quería hacer esta breve introducción para hacerte saber que hoy, quien habla no soy yo.


Cicatrices

Tus cicatrices son las evidencias de que estuviste en el campo de batalla y sobreviviste. El engaño no me mató. La pérdida de mi esposo no pudo paralizarme. El rechazo por un cambio de clase social no me deprimió. La enfermedad de mi ojo izquierdo no apagó mi ánimo ni las ganas de vivir (aún tengo mi córnea manchada)

Tengo cicatrices en mis rodillas que hablan de lo valiente y osada que he sido en la vida, de lo inquieta que fui en mi niñez, de lo curiosa que era. Tengo una cicatriz en mi cara que habla de mi accidente y extrema exposición al peligro y que desde joven me enseñó que la vida puede irse de repente sin haber vivido tus sueños y ser todo lo que pudieras haber sido.

Hace algún tiempo estuve en el velatorio de un familiar de una persona muy querida. Siempre me cuestiono sobre los sueños y deseos de la persona fallecida. Cuántas cosas dejamos de hacer por miedo. Siempre creemos que mañana será otro día y nos pasamos la vida posponiendo. A veces olvidamos todo lo que hemos logrado y superado porque nos enfocamos en las cosas que no hemos alcanzado. ¡Sólo quería que recordaras lo fuerte y valiente que eres! ¿por qué te quejas? ¿qué te impide llegar más lejos?

 

Esfuerzo

Esfuérzate por vivir tus sueños, esfuérzate por ellos aun cuando las cosas no sean favorables y no tengas el apoyo de los demás. Si quieres ser exitoso, esfuérzate por invertir en tus talentos y habilidades. Esfuérzate cada día en acercarte más a lo que quieres. El esfuerzo consistente y tenaz te abrirá puertas, traerá las personas correctas a tu vida y te traerá las más innovadoras para materializar tus sueños. iEsfuérzate!

No esperes por el momento oportuno porque no llegará. No esperes por indicadores económicos favorables, no esperes que otros tomen la iniciativa.

 

Tristeza

Hoy me prometí no ponerme triste. Decidí que cuando me lleguen los recuerdos de dolor, los sustituiré por el recuerdo de los momentos felices. 4 años han pasado y recuerdo como el caos se apoderaba de mi vida. Con muchos cuestionamientos ante Dios, pero con muchísima fe tuve que aceptar lo que no podía cambiar y entender que tú y yo teníamos planes, pero Dios tenía propósito. 4 años han pasado desde el día que partiste. Años en los cuales hubo tristeza, dolor, tribulaciones, muchísimos miedos, retos, pruebas, etc. Pero gracias a Dios y a ese caos hoy soy la mujer que soy. La que lucha cada día por ser mejor persona y crecer en todos los ámbitos. Trabajando todos los días en el SER. Llevar un rayo de esperanza a todos y aportar cosas positivas a la sociedad se ha convertido en mi misión. Gracias a ese caos pude darle orden y sentido a mi vida. Dios es fiel y permitió que me dejaras el mejor regalo del mundo. ¿Qué más puedo pedir si tengo tanto para ser feliz, dar y agradecer? Es bueno cuestionarnos y reflexionar un poco. Quizás hoy te estás quejando por algo que mañana podrías estar anhelando. ¿Qué quieres en la vida? ¿qué te hace realmente feliz? ¿cómo quieres que te recuerden cuando mueras? ¿cuántas personas gracias a ti son mejores personas hoy? ¿eres de los que se quejan o eres de lo que hacen algo para que las cosas mejoren?

No podemos cambiar al mundo, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos. La verdadera revolución no pasa por cambiar la sociedad, sino que pasa por cambiarnos a nosotros mismos.

 

Casualidades

Nadie llega a tu vida sin motivo. No hay casualidades. Todo tiene su razón de ser. Las personas no llegan a nuestra vida por suerte, juegos de azar o caprichos divinos. Llegan porque tienen que llegar.
Aparecen de las formas más extrañas, raras, románticas, curiosas o simpáticas. A lo mejor no en el momento que más esperábamos, pero sí, en el más adecuado.
Aparecen no cuando las pedimos, sino cuando estamos preparados para recibirlas. Esa es la mágica sincronía de la vida. Todas las personas que aparecen en nuestra historia, traen consigo una lección (aunque a veces, ni ellas mismas se den cuenta)

Una lección que puede durar 5 minutos en una conversación con un desconocido u otra que puede durar años con el amor de tu vida. Las personas tienen “caducidad”, “vigencia” o tiempo determinado. Algunas llegan por unas semanas, otras por un par de meses, otras por unos años.

No es cuestión de tiempo, sino de intensidad y del impacto que hayan tenido en nuestro corazón. Eso es lo que al final importa y lo que hace que nuestros sentimientos y emociones hacia ellas permanezcan para siempre.
Hoy, seguramente muchas personas pasarán por tu vida. Aprovecha el momento. Algunas estarán tal vez como meseras en un restaurante, otras conduciendo un auto, a lo mejor trabajando por tu oficina, esperando en la estación del metro o simplemente caminando por la calle. No importa si te topas por poco tiempo o se quedan el resto de tu vida, siempre tendrán valiosas lecciones que darte. Nadie llega a tu vida sin motivo. Eso es lo realmente importante.

 

Agradecimiento

La lección del agradecimiento: nadie que haya conseguido grandeza la ha conseguido solo. Muchos logran su cometido y se olvidan de todos aquellos que los apoyaron cuando nada tenían. Cuando lleguen las bendiciones a su vida RECUERDE, AGRADEZCA y RETRIBUYA a quien lo apoyó cuando nadie más lo hizo, a quien lo enseñó cuando nadie más cedió el tiempo y a quien le prestó sabiendo que no tenía con que pagarlo.

*Nota de Gustavo Adolfo González Alfaya sobre el agradecimiento.

Ni yo mismo hubiese expresado con mejores palabras ni de forma más clara lo que aquí tan magníficamente se menciona.

¡Un millón de gracias Santi!

Tu amigo y hermano por siempre, Gus.

 

Atascos de tráfico

Muchos verán un tapón. Yo veo la oportunidad de educarme escuchando audios de las personas que tienen el resultado que quiero y aprender de ellos. No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho.

 

Mentalidad

No soy vencida por las adversidades, sino por mi ACTITUD hacia ellas. Un cambio de mentalidad puede ayudarnos a tener resultados diferentes y desarrollar una filosofía personal que nos haga fuertes y perseverantes en tiempos de grandes turbulencias económicas y emocionales.

 

Reflexiones

La peor forma de perder una oportunidad, es no saber que la tenías.

Cuando Dios te ve desarrollando lo que él puso en tus manos, pone favor a tu vida y normalmente abre puertas que nadie puede cerrar. Hoy reflexionando un poco me pregunto ¿qué estoy haciendo con los talentos que Dios ha depositado en mí?

El valor de una persona está en lo que dice, en lo que piensa y principalmente en lo que hace y deja de hacer.

Vivamos intensamente en el presente, vivir en el pasado nos da nostalgia, en el futuro ansiedad.

El cambio comienza en ti mismo, tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior. Tenemos la costumbre de pensar que todo estará bien cuando las circunstancias cambien, la verdad sin embargo es que las circunstancias cambiarán solo cuando se produzca ese cambio dentro de ti.

Dios no está preparando tus bendiciones, te está preparando a ti para que cuando las recibas las puedas manejar del modo correcto.

Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea.

A veces tienes que dar un salto de fe, la confianza viene después.

No nos preocupemos porque nuestros hijos no nos escuchen; preocupémonos porque siempre nos estén observando. Ellos están aprendiendo a hacer lo que ven, ¡muéstrales lo mejor de ti!

Ser niño es vivir entre sueños y juegos sin saber donde terminan unos y comienzan otros. Un niño ayer decía ser artista, hace un mes presumía ser atleta y hoy está feliz siendo un piloto de carreras.

Tan importante es saber lo que queremos como lo que ya no. Porque sabiendo cerrar ciclos uno toma decisiones conforme a la etapa que vive y sobre los objetivos que persigue.

Cuando tú estás trabajando en tu crecimiento personal sabes y reconoces que tu vida crecerá en la medida que tú crezcas.

No pidas más de lo que puedas dar y no permitas recibir menos de lo que mereces.

El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra.

El éxito llega por el tipo de persona en el que te conviertes. Debes trabajar más fuerte en tu persona que en tus sueños.

Bendita la crisis que te hizo crecer, la caída que te hizo mirar al cielo y el problema que te hizo buscar a Dios.

Es más fácil construir niños fuertes, que reparar adultos rotos.

Los cambios son para los valientes, los cobardes prefieren quedarse donde están aunque no sean felices.

Todo el mundo quiere tener éxito, pero no todo el mundo está dispuesto a pagarlo. El precio del éxito debe pagarse totalmente por adelantado.

El momento en el que quieres renunciar, es el momento en el que debes seguir insistiendo.

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería mucho menos si le faltara una gota.

Para que las cosas cambien tú tienes que cambiar, para que las cosas mejoren, tú tienes que mejorar.

 

Angier Valentina Romero Guerra, mi muy amada y próximamente, futura esposa y madre de la hermosa familia que vamos a crear.

Difunde, comenta, comparte, emociona, enseña, vive, sueña